Día 6: Y de repente…un gato

Apareció de la nada y será mi viernes

La ventaja de las islas olvidadas y dejadas de la mano de Dios, es que ofrecen al naúfrago abandonado a su suerte ,mil y una posibilidades para jugar a los descubrimientos.

Y hoy me siento como testigo de un creador mudo que ha dado forma a esta isla, la ha modelado con su dedos vistiéndola de todo aquello que yo necesito. Poco a poco.

En seis días he vivido como una salvaje pero ya tengo los restos que me trajo la tormenta, una cabaña, más papel y desde esta mañana tengo un g-a-t-o.

Llegó mientras dormía y se sentó junto a la puerta. Al levantarme su maullido me ha sonado a gloria, una sinfonía sin cellos pero cargada de viejos recuerdos.

Ya

no

estoy

sola

Mi gato se llamará, como no, viernes.

 

Anuncios

2 comentarios en “Día 6: Y de repente…un gato

  1. Tratándose de un gato, no sé si tienes uno o si es él quien te tiene a ti.

    En caulquier caso, seguro que ambos andáis necesitados de caricias. Así que buenas noticias, a fin de cuentas.

    Salud, suerte y ronroneos, Anne.

    Me gusta

  2. No te ha ido tan bien como a Crusoe, pero no está mal, tienes suerte, ya hubiera querido yo un gato en mi oasis, en el que nnno encuentro más que serpientes y alacranes…, sólo un día tuve suerte, llegó un camello moribundo. Sequé su carne y tuve unas cuantas cenas…

    Besos.

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s