Día 8: Mi primera botella empieza a nadar

Hoy he lanzado mi primera botella

 Ya he cumplido una semana, mi primera semana, y lo mejor de todo es que he sobrevivido.

Hace 7 días ni yo misma hubiera apostado un centavo, las posibilidades de adaptarme a esta isla eran tan escasas como mis ganas de volver al mundo exterior.  

En tan solo una semana he aprendido a vestir como una mendiga, a llevar el pelo suelo y alborotado, a comer cuando hay comida y ayunar cuando toca. Tengo una casita que alguien abandonó y  un gato con el que hablo sin parar. El río interior es mi balneario y el mar exterior un paraiso de olas y aguas de color turquesa.

Cada día sueño con ver un barco en el horizonte, con saber que podré salir de aquí. Todo llegará.

No tengo ninguna prisa. Ya no.

He lanzado mi primera botella. Bon voyage.

Anne

 

 

Anuncios

12 comentarios en “Día 8: Mi primera botella empieza a nadar

  1. Van Rap:

    Tienes razón, a medida que pasa el tiempo mi objetivo deja de ser salir de Cabo Leeuwin, y se convierte en, no-salir de Cabo Leeuwin.

    En cuanto a las botellas de la bodega del GdC me parece que han sido descubiertas y que están flotando de nuevo pero esta vez en las aguas de Galicia.

    🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Tras ocho días, tus deseos de que un barco aparezca empiezan a flaquear… Ya no tienes prisa…

    Una botella más. Ahora llegan flotando por el Canal Imperial de Aragón, que pasa a escasos metros de mi casa, ignoro si bajándolo o remontándolo. Qué importa. La magia de tu isla no tiene rival, no conoce lo imposible.

    Almaceno las botellas junto a mi mesa, para incorporarlas a la bodeguita secreta en el GdC en cuanto vuelva a él.

    Una curiosidad: no hay una sola botella igual. Fascinante.

    Salud y suerte, Anne

    Me gusta

  3. Vaya, ya te lo dije, debió viajar tu botella por aguas interiores o por correo aéreo preferente, pero apareció en mi oasis, de vez en cuando, aun dentro del aislamiento, nos llevamos grandes sorpresas.

    Besos.

    Me gusta

  4. Bypils,

    POr ahora no hay nativos, al menos no me los he encontrado pero si aparecen…me pondré a temblar.
    OK, busca las botellas, seguro que alguna llega a tu playa más cercana.

    Un saludo,

    Anne
    Anne

    Me gusta

  5. Naissant,

    Estas invitado/a a esta mi playa para dar una vuelta cuando quieras.
    Las botellas con las hojas de mi cuaderno ya están navegando para llegar hasta donde les lleve la marea.

    Anne

    Me gusta

  6. elsum

    Que bien que ya no hay prisa, vas a disfrutar mucho mejor de tu aventura…

    Estaré pendiente de tus mensajes, a lo mejor alguno para por aca.

    Me gusta

  7. Iré a caminar a la playa… me gustaría encontrar alguno de tus embotellados deseos, para hacerlos realidad como barquitos armados dentro de una.
    Seguiré viajando contigo hasta los confines de tu paraíso… porque, por mucho que te falte, es tuyo… sólo tuyo.

    Me gusta

  8. bypils

    Si te aventuras en el interior de la isla, ten cuidado con los nativos. No es que sean peligrosos (supongo que tú conocerás tu isla mejor que yo) pero te pueden sorprender ( a tí y a Viernes, of course). Hay islas en las que la gente se saluda con sacudidas ;_), otras en las que cualquier conflicto se arregla haciéndose cosquillas, otras en los que el gato es un ánimal sagrado…Aunque tengo la sensación que la tuya, es una buena isla.
    Seguiré tu cuaderno de bitacoras y cuando vaya a la playa, escudriñaré el mar, a ver si veo tu botella.
    Bienvenida a este mar, naúfraga Anne.

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s