Día 16: Mi nuevo tesoro es azul

Mi cueva azul

A estas alturas ya estaba casi segura de que mi nuevo hogar, la isla que ha dado forma a mi abandono, no tenía más tesoros por descubrir, pero de nuevo me he equivocado.

Hoy a media mañana, cuando nadaba detrás de lo que podía haber sido mi cena, me he alejado un poco más de la cuenta de mis zonas habituales de pesca y cuando me he querido dar cuenta estaba dentro de una cueva.

Una vez superado el primer instante de pánico, me he visto envuelta en un manto azul que se reflejaba como si de un foco artificial se tratara.  Parecía todo menos real.

Me he sentido como una princesa, como una sirena nadando en el paraíso después de haber ganado las llaves del cielo. Era vivir en azul, nadar en azul, era ser azul.

Me he dejado flotar como un corcho en una tina de zinc, me he abandonado con los ojos abiertos y asi en horizontal he paseado cada centímetro de ese maravilloso lugar.

Volveré. Pero no lo haré todos los días, no, sólo iré de vez cuando. Me quedaré con este azul en las retinas, lo reviviré una y mil veces y tan sólo cuando empiece a apagarse en mi recuerdo, regresaré nadando.

Creo que hay bellezas naturales tan sublimes que hay que disfrutarlas con cuentagotas.

Anne

Anuncios

18 comentarios en “Día 16: Mi nuevo tesoro es azul

  1. Las cuevas siempre fueron uno de los lugares preferidos por los piratas para guardar sus tesoros.

    Y, como muchos joyeros, a veces las cuevas de piratas son una joya en sí mismas.

    La tuya, un lapislázuli líquido. No hay joyero que merezca ocultarla.

    Salud y suerte, hoy de sobras.

    Me gusta

  2. Me encanta el azul, siempre ha sido mi color preferido (aunque también tengo momentos de rojo, es lo que tenemos los indecisos), aunque sea un color que se asocia ala melancolía e, incluso, a la tristeza, estoy de acuerdo en que relaja y transmite una estupenda sensación de paz.

    Besos.

    Me gusta

  3. Sinuhé:

    Vale, vale, lo entiendo. Tener envidia de un lugar así es comprensible 😉 Además tienes mal color, estás blanquito, un poco de sol te iría muy bien.

    El lago azul…bonita película, si señor.

    Anne

    Me gusta

  4. elsum

    recuerdo que de pequeño usabamos una frase cuando preguntaban como estabamos: “todo azul” deciamos, porque estaba todo muy bien… esto aplicaría casi literalmente en este caso.

    Las sorpresas no acaban, poco a poco vas a disfrutar d ellas.

    Me gusta

  5. M. Jesús

    Hola,Anne, es muy bueno tu relato,transmite paz y
    relajación. Sobre todo la alegria del pequeño
    encuentro,que en realidad son los grandes encuentros, encantada de leerte, saludos

    Me gusta

  6. Wuau! me esta gustando bastante tu blog, le leído bastante entradas, al igual que tú a mi, te seguiré, para continuar con la historia.

    No sé, si en mi caso viviría en una isla, pero si en un lugar apartado.

    Me gusta

  7. Barroterapia:

    Si, es fácil acostumbrarse a vivir en un paraíso. Lo malo es hacerse a la idea de vivir en un infierno.

    En cuanto a los motivos por los que me hicieron bajar del barco….lo contaré antes del día 20. Prometido.

    ANne

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s