Día 19: Hoy me siento artista

Mi primera escultura

Si, porque hoy es hoy, un día normal, el día que cumplo 19 días en la isla que es mi estación de desembarco. Por esa razón y por ninguna otra hoy me he despertado y me he sentido artista.

Y me hubiera gustado esculpir las rocas de mis acantilados como hizo aquel sacerdote, pero no tengo herramientas ni energía suficiente, y con mi dieta extraña de tipo voy-comiendo-lo-que-pillo no creo que llegue a verme con fuerzas.

Desde la playa en la que espero que las mareas me hagan sus ofrendas, juego a imaginar que el horizonte no es tan plano, que no es una línea recta y aburrida. Y como la imaginación no da para tanto cuando solo piensas en comer algo distinto, he decidido tomar las riendas y modificar las líneas que reciben todas mis miradas.

Ahora cuando me siento en mi atalaya a nivel cero veo mi primera escultura, es sencilla, es simple, es naif, pero por primera vez soy yo quien modifica mi horizonte buscando la verticalidad.

Anuncios

9 comentarios en “Día 19: Hoy me siento artista

  1. Tu primera escalera, Anne.

    Como vengo de un futuro, transportado por tus botellas que viajaron hacia él hasta remontar agua imposibles, sé que habrán más.

    Pero esta siempre será la más bella porque desde ella baja la mar hasta la isla, o ascenderás tú hasta el horizonte, cuando quieras.

    Salud y suerte

    Me gusta

  2. Caminante:

    ¿Así que mi obra de arte te parece un tendedero? Muy buena idea

    Es una pena no tener ropa que tender. ¿Podrias enviarme sedas de Oriente desde tu oasis poético?

    Ummmm vestidos de seda.

    Anne

    Me gusta

  3. Es un buen paso, algo rudimentaria, es cierto, que casi parece un tendedero o (como te dicen) un secadero de pescado, pero no está mal que el arte tenga una parte “útil”, sobre todo en la tesitura en que te encuentras…, es más, una pequeña evolución y se convierte en tumbona, lo que para meditar y pensar nuevas creaciones es la mar de práctico.

    Lo dicho, a crear.

    Besos.

    Me gusta

  4. Pues no está mal la obra. Además te puede servir para secar la ropa o para ahumar algún pescado en un momento dado. Que hay que ser prácticos, jejeje

    Mejor así que a ponerse a picar piedra como el bueno del sacerdote. 🙂

    Me gusta

  5. Zanobbi,

    Tomo nota.Día 22. Isla. Visita.

    En cuanto a la mirada displicente no depende del emisor de la misma, es el receptor el único que puede calificarla como displicente o con cualquier otro adjetivo.

    Y en cuento a mi escultura ” Cortando horizontes”, es verdad, tiene un aire de ofrenda, quizás para ….Hefesto.

    Anne

    Me gusta

  6. Enhorabuena.
    Por tomar las riendas.
    Por modificar (usted misma) su horizonte.
    Creo que el día 22 sería un momento estupendo para, una vez modificadas las líneas, recibir miradas displicentes.
    Recuerdo: la displicencia en la mirada es, en la mayoría de los casos, una careta protectora. O un modo de reflejar que no se entiende nada.
    Tu escultura tiene algo de ofrenda, también. XX.

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s