Día 20: El porqué de mi desembarco forzado

El barco al que tuve que decir adiós

Henry se movía con la seguridad que da el saberse un ganador y la prepotencia de tener un puesto de Contramaestre en el Caronte . Caminaba estirado, mirando al frente y sus harapos no eran un impedimento para que levantara pasiones entre las mujeres que vivíamos en New Providence.

Tropezarme con él y no bajar la mirada o al menos desviarla fue mi gran error, pero ni aun ahora que sufro los efectos de mi decisión me arrepiendo de nada.

Las razones por las que una mujer como yo estaba en un lugar como aquel, las dejaré para otro momento. Era un hervidero de ladrones, un puerto lleno de galeones que portaban banderas negras con tibias y calaveras. Un sitio nada apropiado para una dama.

No quiero contar los detalles, todavía no estoy preparada. Lo que si puedo decir es que dejé todo por Henry, abandoné a mi marido, me corté el pelo, me embarque de mozo de camarote y pasé los mejores días de mi vida a su lado.

La mala suerte se cebó con el barco y todas las desgracias llegaron de la mano. Temí lo peor. Me descubrieron.Una mujer en el barco era peor que quedarse sin munición.

Me obligaron a saltar por la borda. Pensé que sería el final pero mi destino era otro.

Y aquí estoy….

Anne

Anuncios

17 comentarios en “Día 20: El porqué de mi desembarco forzado

  1. No hay cosa que horrorice más a un marino que la cercanía a tierra firme cuando está a sotavento y el temporal arrecia.

    Quizás te convertiste en su tierra firme, que tan bien huele cuando en primavera el sol evapora el rocío, pero a la que acabó temiendo cuando se dio cuenta de que se sentía zarnadeado por lo que sentía por ti.

    Los marinos son los mejores amantes, dijo una vez Maruja Torres, porque siempre acaban alejándose, pero son los peores compañeros… porque siempre acaban alejándose.

    Salud y suerte

    Le gusta a 1 persona

  2. Caminante:

    Tienes razón. Lo que pretendía ser un castigo ha resultado el mejor de los regalos.

    Si no fuera por el hambre y las picaduras de los mosquitos, ésto sería un paraíso completo.

    Anne

    Me gusta

  3. Después de todo, se puede decir que has tenido suerte, ser arrojada al mar en mitad de ningún sitio no era una buena perspectiva, pero sin duda ser una mujer adelantada a tu tiempo que hasta sabe nadar (y bien) te brindó una nueva oportunidad. Yo puedo hasta sentirme identificado contigo, cuando los ladrones beduinos asaltaron nuestra caravana y me dieron por muerto sin más compañía que los cuatro cadáveres de mis desafortunados compañeros de expedición y mis cuadernos, no pensé que pudiera llegar a ningún sitio ni conservar la vida más allá de unos días, pero ya ves, caminando sin saber adonde fui a toparme con este mi oasis… y aquí sigo.

    Lo que no consigo entender es el problema de esos piratas con tener a una mujer en el barco, pero claro, yo aquí estoy sólo y tengo otra perspectiva.

    Besos.

    Me gusta

  4. Little Pirat:

    Seguro que tu has pasado por New Providence y conoces a gran parte de la calaña que deambula por ese lugar.

    Todavía no lo sabes todo, la historia de Henry no ha terminado, lo que ocurre es que no estoy preparada para seguir contándola….será poco a poco.

    Anne

    Me gusta

  5. Little Pirat

    Vaya vaya Anne, me marche unos dias en busca de alguna pista que pudiera hacercarme a esa isla tuya y encontre un “paraiso”… pero no era tu isla.
    Siento no haber coincidido esta vez.

    En mi proximo intento pasare mas tiempo verificando cada movimiento, cada pequeño mensaje que recibi antes de que salieras de ese barco. Y sobre Henry, nada bueno que decir, solo que mas le hubiera valido estar defendiendo tu compañia, parece que quiso perderse algo precioso de compartir.
    El se lo pierde y tu sin ninguna duda has ganado en esta aventura.
    Ya veras la de pequeños pasos que te dara el dia.

    Me gusta

  6. Zanobbi:

    Estoy reuniendo fuerzas para ser capaz de escribir sobre ese mequetrefe, sin utilizar los peores calificativos del mundo.

    Cuando haya cogido aire unas mil veces te lo contaré.

    🙂

    Anne

    Me gusta

  7. PolloMoyo:

    Mi llegada a esta isla nunca llegó a ser traumática, fue extraña y nada prevista, pero surgió como surgen los inventos o los sarpullidos en la piel, de repente.

    Es verdad que no tengo comodidades, que estaba acostumbrada a un cierto lujo que aquí no poseo, pero con el paso de los días estoy viendo que hay cosas que no tienen precio y que de seguir en New Providence sin duda no habría conocido.

    Aqui valoro los pequeños detalles, veo cada puesta de sol como si fuera la última, me baño en un río virgen, como frutas naturales, no tengo luz artificial ni la necesito.

    Mi casa es una cabaña pero tan acogedora como un palacio, mi pelo ya parece pelo con la ayuda del peine que he fabricado,….

    Al final tendré que darle las gracias al imbécil de Henry y a los tripulantes del Caronte.

    Gracias por tu visita.
    Iré enviando botellas para que lleguen a tu isla, a la que no llamas isla.

    Anne

    Me gusta

  8. Tras leerte, mi duda es la siguiente:
    ¿Qué hizo Henry? ¿Movió un dedo para mantenerte a su lado? ¿Te empujó él mismo con la punta del sable? ¿Murió a manos de la tripulación por arrogante?
    La disyuntiva mujer/munición es un tema que yo siempre tengo en mi barco.

    Me gusta

  9. PolloMoyo

    Hola Anne:

    Reconozco que no suelo salir de mi mundo, de mi ciudad. No tengo muy claro el motivo, pero es así. No quiero invadir mundos bien cimentados o mostrarme demasiado, no lo sé. El caso es que me ha encantado tu isla, tu concepto. Y quiero dejar mi huella en la arena, aunque tenga forma de botella.

    Supongo que todos tenemos una isla en la que atracar después cada uno de los varios naufragios que nos van a suceder en la vida. Muchas personas, tan pronto pisan su arena, saltan cual gato sobre el agua y, antes de darse cuenta, ya se han entregado de vuelta al mar sin rumbo planeado. Sin haber aprendido nada. Otros muchos ni siquiera sabrán que tienen un paraíso esperándolos en algún punto en medio del océano. Una pena, ¿no?

    Yo prefiero regodearme en esa isla. No la describo como tú de bien, ni la llamo isla. Aún así, tengo claro que tiene un gran lago y una pequeña montaña. Sé que puedo aprender mucho en ella.

    Algún día llegará tu barco a recogerte -que no a rescatarte-. Estoy seguro de que no sabe la suerte que tendrá. Quizá ni siquiera su intención era adentrarse en el océano o llegar tan lejos. Te encontrará, en un día despejado, soleado. Saldrás, claro que saldrás de la isla, pero no la olvides nunca. Esa isla es un tesoro. Quizá te recojan, quizá salgas tú con una balsa para ver más mundo… Pero debes recordar que siempre podrás volver, que siempre tendrás tu pequeño paraíso: un lugar para ti sola.

    Lucha, Anne, contra los elementos, las tormentas, el hambre, la lluvia, las heridas y las carencias. Lucha sin tregua, aprende, sácale partido a esa isla. Visita rincones escondidos, bellos y feos, pero tuyos todos. Explóralos y conquístalos. Cuando salgas, no serás la misma, nada será igual. Y sabrás que ha merecido la pena.

    Te deseo, por tanto, lo mejor en este viaje. Recibiré tus botellas con gusto y las abriré sabiendo que contienen un pedacito de una persona especial, es decir, que contienen un tesoro. Un trocito de isla y una muestra de valentía.

    Un saludo y un abrazo. No estás sola aunque la isla sí sea sólo para ti. No necesitas barcos que te vengan a recoger, no te engañes…, aunque siempre es más bonito navegar con buena compañía.

    Mi botella en tu arena. Deja que el viento borre su huella…

    PD: Me alegro de que tu camino hacia los mejores días de tu vida mereciera la pena. Que hayan más.

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s