Dia 63: Mi templo

Aquí no falta de nada.
Tengo un templo escondido en el bosque.
Tengo un Buda protegido por los arboles.
Tengo un tesoro para esos momentos en los que el desconsuelo me invade y solo tengo mar.
A sus pies he dado forma a un altar que alimento con resina y con el olor de la hierba Leeuwin.

Mi templo, como el resto de mi isla, vale su peso en oro.

Ohmmmm.

Anuncios

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s