Día 80: Me visita una medusa

Si vives solo en un lugar (aunque sea un paraíso), las visitas de cualquier tipo son siempre bienvenidas.

Da igual a que hora se presenten, no importa si te sorprenden mal vestida o sin peinar ( ahora es éste mi estado natural); nada importa.

En la novedad está la gracia. Cualquier nimio cambio que altere mi día a día es la promesa de algo mejor.

Una medusa varada en mi playa no era lo que hubiera deseado, pero aun así
….benvenuta.

Anne

Anuncios

5 comentarios en “Día 80: Me visita una medusa

  1. Qué equívoca es la suavidad de la medusa. La umbrela es suave como la mejilla de un bebé… pero bajo ella…

    Es, creo, una aguamar. Guárdate de ella: se embosca en su nombre evocador pero nunca perdonará a tu piel por tocarla.

    Salud y suerte.

    Me gusta

  2. Nauglin
    =======

    Mis intestinos y yo te damos la bienvenida.

    Si me lo pides hasta te prestaría mi medusa de isla, no es gran cosa pero la pobreza compartida sabe a gran festín.

    Anne

    Me gusta

  3. En realidad, todo el mundo vive solo en cualquier lugar, pero las medusas de ciudad son mucho menos íntimas y dejan bastante que desear a la hora de portar promesas. Es curioso cómo ahorrando en palabras te comunicas desde la sugerencia. Feliz medusa y prósperos intestinos.

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s