Día 129: Dios existe y es de FRESA

Fresas Leeuwin
Fresas Leeuwin

Digo que tengo hambre, lo grito a los cuatro vientos y de repente en mi búsqueda de nidos abandonados, me doy de bruces con el color rojo.

Imposible. Irreal. Parecen fresas y quiero que sean fresas. Me pongo a llorar y al hacerlo compruebo que mis manos son visibles, que no estoy soñando. Grito. Sigo llorando.

Guardo los tesoros redonditos en mi mano izquierda y emprendo un viaje interminable hasta mi cabaña. Las guardo.

Me voy a dormir pensando en mañana, en mi desayuno. Lloro de felicidad antes de que me alcance el sueño.

Anne

Anuncios

Un comentario en “Día 129: Dios existe y es de FRESA

  1. Estimada Anne:

    Te mando una botella atiborrada de brevas.

    Estoy convencido de que si la cultura griega llegó hasta donde lo hizo, fue en parte gracias al dulzor de las brevas e higos que admirados por ella.

    Una breva comida con paciente deleite y el cuerpo pide levantarse y volver a la lucha.

    Salud, suerte y moráceas, Anne

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s