Día 141: Mi única joya no comestible

Image

 

Ni siquiera recuerdo quien me regaló este anillo, quizás hasta lo pudo traer la marea y lo he olvidado. Qué más da.

Ahora ni siquiera puedo llevarlo, me queda enorme, gigante, como un ecuador metálico alrededor de mi dedo escuálido.

En otro lugar y en otras circunstancias mi tesoro podría ser éste, pero aquí, en Cabo Leeuwin no es más que un montón de chatarra guardada en una concha.

Tengo hambre. Me voy.

Anne

 

Un comentario en “Día 141: Mi única joya no comestible

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s