Día 156: Conversaciones con mi sombra

Imagen

Hace tiempo aprendí que luchar contra la locura producida por un golpe de calor, es tan inútil como el deseo de tener branquias. Por eso, a éstas alturas, mi preocupación es nula.

Ya no me alarmo cuando me descubro bailando por la playa, ni cuando pinto ojos a un fruto del árbol del pan y paso las horas conversando con él. No. Ahora ya nada de ésto me perturba.

Sin ir más lejos hoy he pasado la tarde discutiendo con mi sombra. Y no ha sido una discusión cualquiera, no, debo confesar que hemos estado a punto de llegar a las manos. Qué si yo he dicho blanco, qué se ella ha entendido negro, qué si mira que flaca te has puesto, qué vaya pelo más descuidado, qué si si, qué si no,….

Al final me he cansado, al final he dicho yo la última palabra justo antes de que la puesta del sol la convirtiera en gigante, para poco después borrarla.

Anne

Anuncios

3 comentarios en “Día 156: Conversaciones con mi sombra

  1. Yo, cuando me enfado con mi sombra -y no te puedes imaginar con qué frecuencia ocurre-, llego con ella a los pies.

    Más que nada, por comodidad. Ni ella ni yo estamos para muchas cabriolas.

    Salud, suerte & fight!

    Me gusta

  2. Nunca me gustó eso de darle al botón de “me gusta”, es excesivamente impersonal, que menos que dedicar 8 pulsaciones de teclado para decirlo…, para agradecer a alguien que expone una idea, un sentimiento.
    Pues eso que “me gusta”.

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s