Día 196: El mobiliario Leeuwin y la cajita de miel

panal Leeuwin

Como es de suponer, el mobiliario de una isla perdida entre los espejos de la nada, es tan reducido como el tamaño actual de mi estómago, por lo que la presencia de una colmena abandonada por algún antiguo habitante, es la excusa perfecta para pensar que aunque no me guste su sabor, la miel es comida…

Ahora me toca hacer una hoguera, apagarla y aprovechar la humareda para armarme de valor, abrir la cajita de futura miel y ver lo que hay dentro.

Si hay abejas me echaré a correr.

Vuelvo a la cabaña para coger el pedernal y unas (las) botas sin agujeros….

Anne

Anuncios

Un comentario en “Día 196: El mobiliario Leeuwin y la cajita de miel

  1. R.M.C… ¿Quién sería? ¿Qué podría contar él de su paso por la isla? ¿Viviócomo tú la magia que destila ese paraiso?

    ¡Qué lastima que no te guste la miel! Pero en los paraísos las endorfinas se respiran, se huelen, se ven, se palpan…

    Salud, suerte y bienestar

    Le gusta a 1 persona

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s