Día 217: El calor llama a la puerta

agua leeuwin

Llega el calor….llega el calor….l-l-e-g-a-a-a

Está aquí….lo sé, lo noto, lo siento en la piel…

…y no solo inunda el aire que respiro, sino que poco a poco se ha ido apoderando del agua que rodea mi isla, haciendo que el liquido elemento me invite a compartir su volumen desafiando al mismísimo Arquímedes.

El calor en las aguas traerá más pesca, y más pescado para comer, y si el pescado me apeteciera sería un placer, pero no lo es, no es un placer, en absoluto deseo seguir comiendo pescado, pero al menos podré bañarme sin lanzar improperios cada vez que meto un pie, o los dos, y no hablemos de si me toca meter la tripa flacucha, o los hombros que de puro rojo parecen los buches de una fragata real.

Qué llegue el calor, pero que sea flojito ¡¡¡

Anne

Anuncios

2 comentarios en “Día 217: El calor llama a la puerta

  1. Guárdate, Anne, de la climatología mutante.

    Quizás ni la magia de la isla te salve del cambio climático, que se acelera más y más, rodando tiempo abajo, para desconcierto de la vida.

    El océano es un atemperador del clima, pero también el origen de muchos de sus meteoros más violentos, y está creciendo y creciendo mientras el espejo polar desaparece.

    Siento la parrafada, pero esta mañana me han sobresaltado, desde la memoria, lecturas y conversaciones de a bordo.

    Disfruta de tu baño, Anne.

    Salud, suerte y chapoteos.

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s