Día 228: Secando libros en árboles

libros secandose en arbol leeuwin

Después de una tormenta todos y cada uno de mis objetos están mojados, así que tan pronto como cesa la lluvia y el sol se hace un hueco en el cielo, los alrededores de la cabaña se convierten en un inmenso secadero al aire libre.

Mi vela de mesana está dedicada a proteger eso-que-yo-llamo-colchón, por lo que los libros que encontré en Cueva Luminosa se convierten en pasto de las goteras.

Como a los hongos bibliófagos les gusta el sol, no me queda otra opción que tender los libros…a la sombra.

Anne ( después de las tormentas)

Anuncios

8 comentarios en “Día 228: Secando libros en árboles

  1. Matias:

    El sauce llorón tan precioso como incompatible con las construcciones humanas, ya que acaba haciendo desastres con sus raíces.

    Sabes, nunca he visto una araucana….creo que no crecen por estos lares.

    🙂

    Me gusta

  2. Matias

    Me gustaría el sauce llorón pero ese ya lo elegiste vos. Hace un tiempo, viajando por una ruta pegada a la cordillera, vi unas araucarias muy bonitas. No estaría mal esa opción.

    Me gusta

  3. Catalina:

    Si, las hojas de los libros se curvan como si hubieran llevado rulos durante horas, como si las hojas llenas de letras quisieran hacerse la permanente para lucir tirabuzones 🙂

    Pero que le vamos a hacer, más valen hojas rizadas que hojas en blanco.

    Saludos,
    Anne

    Me gusta

  4. Van Rap:

    Me alegro de que ya abordo puedas encontrar fácilmente las botellas.
    Creo que se ha creado una corriente de agua entre Cabo Leeuwin y el GdC que permite el transporte meteórico de botellas 🙂

    Nota: Los botes del GdC no son para la toma de muestras jijiji, son contenedores diseñados para el transporte de comida….

    Anne

    Me gusta

  5. He avistado muchas islas en estos últimos días pero ninguna era Cabo Leeuwin. Lo supe porque no percibía la magia de tu isla, la que impregna a tu árbol, que merece una mirada de Antonio López.

    Respiro tranquilo ahora que, acercándome a Lanzarote, la mar encalma algo y vuelvo a divisar tus botellas, flotando saltarinas entre las olas.

    Salud, suerte y literatura, Anne.

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s