Día 230: Mejillones Leeuwin y la reina Zenobia

Mejillones Leeuwin

Tras varios días en los que el hambre y yo hemos formado una pareja de hecho muy mal avenida, una extraña marea baja ha dejado al descubierto un paraíso comestible.

Si. Esto no es una visión. Esto es una realidad como un templo, como el templo de Bel en Palmira. Y yo, Anne, me siento como si fuera la reina Zenobia a punto de llorar ante la perspectiva de un festín monotemático a base de mejillones.

Gracias Luna por el espectáculo.

Gracias por llenar mi estómago con un manjar vestido de color naranja.

Anne

Anuncios

4 comentarios en “Día 230: Mejillones Leeuwin y la reina Zenobia

  1. Al fin acabaron las olas -por ahora-, esas olas de alta mar que me impiden coger las botellas aunque a veces las intuya, aunque sea sólo en la memoria. Vuelvo a descorcharlas y a saborearlas con tragos cortos.

    Prueba los mejillones como si fueran ostras, crudos y con un chorrito de limón.

    Salud y suerte, Anne

    Le gusta a 1 persona

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s