Día 266: Mi tienda mosquitera

Tienda mosquitera Leeuwin

Esto vale su precio en oro,

qué digo en oro, esta tienda mosquitera es tan valiosa como el coltán, ya que en Cabo Leeuwin aunque falta casi de todo, le sobran unas cositas diminutas, unos mosquitos que han hecho de mi piel una inmensa diana en la que practican su deporte favorito:

Alimentarse de

MI

sangre.

Y lo mejor ( o peor, no se), es que no tengo solo una tienda, tengo miles de tiendas mosquiteras como ésta….¿adivináis por qué? …eran el cargamento de uno de los contenedores que quedaron varados en mi isla.

Ni una lata de comida, ni un protector para el sol, ni pantalones, ni vestidos ni siquiera una camiseta de algodón, ni un peine para desenredarme el pelo que me llega a la cintura, ni unas botas para no destrozarme más los pies, ni un cepillo de dientes, ni una linterna, ni dos botellas de Veuve Clicquot, ni un tocadiscos con un disco, ni un anzuelo, ni cañas para pescar, ni nadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

Ofrezco trueque. ¿Alguien se apunta?

Anne

Anuncios

7 comentarios en “Día 266: Mi tienda mosquitera

  1. Catalina:

    ¿Te imaginas que el contenedor hubiera estado repleto de botellas de Veuve Clicquot?

    De ser así hubiera tenido que enviar invitaciones a todos vosotros para hacer una mega fiesta Leeuwin 🙂

    Ah, y sin problemas, tengo tiendas mosquiteras para todos. Juntos pero no revueltos jijij.

    Saludos,

    Me gusta

  2. Catalina T. M.

    Por fin sé qué tiene uno de los contenedores. 🙂
    Imagino tu alegría si hubiese llegado un cargamento de Veuve Clicquot, probablemente el blog habría quedado abandonado muchas semanas con una resaca deliciosa y profunda. Creo que la tienda anti-mosquitos no es un regalo tan malo, me gusta mucho la idea de quien comentó antes que yo, que las instales por toda la playa y vayas cambiando de cama cada noche.
    Saludos Anne.

    Me gusta

  3. ¡Por supuesto!

    Es raro que me piquen los mosquitos, no sé si por contener cierto elemento ponzoñoso o porque normalmente duermo con personas que hasta la sangre tienen dulce.

    Pero me iría de fábula unas cuantas. ¿Qué te ofrezco a cambio? Cocina envasada en botella, en cuanto vuelva a navegar. Tú me dirías los ingredientes, que yo ya inventaría algo.

    Algunas cosas que se me ocurren sobre qué hacer con tus mosquiteras:

    Con una, haría una nasa para pescar. Sólo tendría que estirar de su cúpula hacia el interior, sujetándola con un cordón al suelo, y practicarle un orificio por donde pudieran entrar los peces… Pesca sostenible.

    Con otra, colgaría una luz encendida durante la noche, con la cremallera de la puerta bien abierta. Antes de que amaneciera la cerraría. Sería una estupenda trampa para insectos nocturnos. Los podría estudiar tranquilamente, y después liberarlos… Ciencia no invasiva.

    Con otra, haría un bañador anti medusas. Con las aguas cálidas de estos tiempos buena falta puede llegar a hacer… Baños seguros.

    ¿Hay trato?

    Salud, suerte, and clean businesses, Anne

    Me gusta

  4. F.J

    Mira el lado positivo!! Ves “plantando” tiendas por toda la zona y cada dia duermes en una diferente, o cambias cada fin de semana, por eso de “viajar los fines de semana” 😀

    Buena semana!!

    Le gusta a 1 persona

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s