Día 270: Comida nacida del mar

image

El hambre no se apaga cerrando los ojos y pensando en otra cosa, el hambre hay que matarlo moviendo las mandíbulas muy despacito.

Y hoy toca comer lo que la suerte ha traído de la mano a las rocas de Playa Acantilado.

Un regalo lleno de huevas.

🙂

Anuncios

10 comentarios en “Día 270: Comida nacida del mar

  1. He tenido que ponerme las gafas de leer porque en la mar frente a la que me encuentro las botellas llegan plagaditas de cascajo y apenas veo lo que hay dentro.

    Sin embargo, apoyándome en mi experiencia de que nada de lo que sale vivo de la mar está malo -hasta que un día me coma un pez venenoso, y verás entonces qué bien-, te imagino rechupeteando cáscaras, patas, recovecos y dedos…

    Salud, suerte y… ¡Bon profit!

    Le gusta a 1 persona

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s