Día 280: Secando libros al verde

Libros Leeuwin al verde

Y a veces, solo muy de vez en cuando, cuando el sol se arrodilla y el triunfo de las sombras lo cubre todo, llegan a mi cabeza extrañas melodías minimalistas que como un mantra se apoderan de mis pensamientos.

Y entonces y sólo entonces se que ha llegado el momento de prepararse para los cambios.

Pronto el sol dejará de ser el dueño del fuego y las horas de luz regirán mi vida en Cabo Leeuwin. Pronto dejaré de quejarme por el calor, por mi piel manchada, por mi pelo de paja seca, por el sudor que me ha acompañado como un traje demasiado apretado.

Y cuando esto suceda aprenderé a leer con la luz de las velas, y me quemaré la vista un poco más, y soñaré con los ojos abiertos y rojos, muy rojos.

Hoy, aprovechando los últimos rayos de sol, he puesto mis libros a secar al verde. Para blanquearlos, para que mueran sus hongos, para que los ácaros que viven en su polvo no me atraviesen las entrañas mientras los leo.

Leer en otoño

es

como

leer a oscuras.

Anuncios

6 comentarios en “Día 280: Secando libros al verde

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s