Día 296: El caballo de Isla Vecinos

image

Estoy en Isla Vecinos.

No he visto a nadie, no he escuchado ninguna música,  ningún cello, nada,  absolutamente nada.

Tengo la impresión de que la isla está vacía, tan vacía como Cabo Leeuwin cuando no quiero que me encuentren.

Sólo un caballo se ha cruzado en mi camino y he decidido robarlo o tomarlo prestado sin fecha de devolución.

Me voy de aquí. Aquí no hago nada. 

¿Los caballos saben nadar?

🙂

Anuncios

8 comentarios en “Día 296: El caballo de Isla Vecinos

  1. Pingback: Día 304: De vuelta | CABO LEEUWIN

  2. Bien hecho, Anne… me parece que al equino no le apetecía nada un baño (así interpreto yo, al menos, sus orejas inhiestas… aunque la verdad es que de caballos entiendo más bien poco)

    Lo del cello sí que es una decepción. Quizás era un cello vergonzoso y se había ocultado tras la vegetación. Quizás no la habita nadie. ¿Isla Vecinos o Isla Vecina?

    Ahora, después de semejante odisea marítima, a reponer fuerzas:

    Lentejas con chorizo para Cabo Leeuwin

    Ya saltaron por la borda -perdón, por el portillo-… Ya van en camino.

    Salud, suerte y doble ración de chorizo ibérico, Anne

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s