Día 328: Sandía flotante

image

No imagino como un cubo de zinc lleno de sandía ya cortada puede llegar flotando a Cabo Leeuwin.

Pero lo mejor de todo es que me da igual el cómo y el porqué.   Ni siquiera el desde donde me preocupa.

Desde que lo he visto tengo una sonrisa clavada en la cara, unos dientes castigados por el escorbuto asoman temerosos y expectantes.

El festival rojo y con pepitas va a dar comienzo y no se si llorar o prometer algo a los dioses que me trajeron este frutálico regalo de marea.

Prometo un poco de disciplina para mi día a día mientras me abalanzo, rodillas a tierra, sobre la sandía.

Anne

Anuncios

5 comentarios en “Día 328: Sandía flotante

  1. Sí, mejor que te llegue algo así, en plan catering o auto servicio, ya cortado y presentado porque como lleguen cerdos o vacas nadando los convierte en amigos y no es bueno para el escorbuto esa amistad…que te hace tan grande

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s