Día 362: Fuego y sardinas

image

Fuego y sardinas, una pareja de lujo que pronto va a convertir mi día en una epifanía gastronómica.

Me gusta hacer fuego pero solo por la noche. Me gusta hacerlo sobre la arena pero no en la cueva, ni dentro de la cabaña de verano. Me gustaría tener cerillas pero no tengo ni una. Tampoco dispongo de un mechero. Da igual, sería más cómodo pero a estas alturas puedo hacer fuego con la velocidad de un rayo.

El olor. Un olor a comida. El particular olor de la sardina cuando se desembaraza de su grasa, y adquiere un color que sabe a fuego y mar.

Os dejo.
El placer me espera.

Anne

Anuncios

21 comentarios en “Día 362: Fuego y sardinas

  1. Van Rappppp:

    Madre mía que plato me has preparado jajaja. Es fantástico. Estoy esperando su llegada en botella para devorarlo como una bestia hambrienta jijij.

    Ahhhhh, conseguí asar las sardinas con mini espeto. Con dos palitos.

    🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Hasta aquí ha llegado el aroma de tus palabras. Es un clásico de la gastronomía gallega, una vez asada se pone sobre una rebanada de pan de millo (maiz) que se impregna con esa grasa de la que hablas. Madre mia…

    Me gusta

  3. Van Rap:

    Tienes razón, las sardinas colgantes se quedaron ahumadas, así que al final tuve que ponerlas planitas para que se asaran de verdad.

    Siiiiiii siiiiii quiero Entrecotte….por supuesto. Con patatas y salsas y lo que hayas previsto para acompañarlo.

    Un mm. Voy a preparar un palillo mondador para después jijiji.

    Merci Monsieur.

    🙂

    Me gusta

  4. ¡Qué imaginativa, Anne, colgando las sardinas para asarlas! Pero me da que te las habrás comido más ahumadas que asadas 😉

    Para asar, mejor el sistema de los espetos de Málaga, una ciudad que quién sabe a qué distancia está de Cabo Leeuwin… ¡donde quiera que esté ahora!
    Con una caña partida a lo largo atraviesas los lomos de los pescado, siempre dejando la espina en el mismo lado. Empieza asando el lado donde está la espina; después das la vuelta a la caña para que se haga la otra parte. La espina soportará el peso de la carne ya cocida.

    Mi propuesta de entrecotte con patata asada y crema de roquefort sigue en pie.

    Salud y luna llena, Anne

    Le gusta a 1 persona

  5. Alaaaaa, guión digno de hollywood… Pero te has ido muy lejos, solo se me clavó en la garganta, era bastante pequeño y sólo recuerdo eso, pero por lo visto fué un mal rato.

    Por mi vale, todas las raspas del mundo para ti 😀

    Le gusta a 1 persona

  6. Ja ja ja.

    Verse atacado por una raspa de sardina tuvo que ser terrible.
    Me imagino a la raspa caminando por el pasillo de tu casa hacia tu habitación y tu durmiendo y la raspa saltando sobre tu cabeza y atacándote como una espada llena de dientes…

    (Perdón jijiji no he podido controlar la imaginación).

    Te propongo que pongas la raspas en una botella y que cuando la tengas llena me la envías.

    Vale?

    Le gusta a 1 persona

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s