Día 379: Cocinando al fuego

image

Con la llegada del frío cocinar se convierte en un doble placer. El primero consiste en la posibilidad de comer, y el segundo en la clara certeza de poder calentarse.

Cuando la providencia no ha tenido a bien regalarme unos peces, ni mejillones, ni huevos,  ni ningún otro comestible sólido, siempre me queda el consuelo de una buena sopa (dejémoslo en una sopa).

No puedo decir que en estas condiciones sea capaz de preparar algo para quitarme el hambre, pero al menos, y sobre todo cuando llega el frío, un caldo caliente con algo de sabor es siempre bienvenido.

Anne

Anuncios

3 comentarios en “Día 379: Cocinando al fuego

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s