Día 407: Y la niebla se fue por dónde había venido

isla-niebla-diario-naufrago-cabo-leeuwin

 

Y cuando parecía que la niebla se había instalado en Cabo Leeuwin como un okupa con malas intenciones, finalmente las plegarias a los dioses han funcionado.

La niebla, después de pintar el mar y las palmeras con su color gris aburrido, se ha ido por donde había venido. Se ha ido con viento fresco.

Ahora el sol se ha hecho el dueño del paisaje, ha dejado claro que aunque empiece el invierno, la luz no volverá a filtrarse a través de la niebla, porque no habrá más niebla. Se acabó.

Mi cara blancucha, mis brazos blancuchos y, el resto de mi anatomía están ahora expuestos al sol para recuperar la vitamina D que, como sería de esperar, brilla por su ausencia en mi torrente sanguíneo.

Au revoir brouillard.

Anne

Anuncios

Día 402: Ganesha y el hurto

fb_img_1480236789139.jpg

¿Cómo puedes convencer a un elefante de que no hace falta comerse todas las reservas de plátanos que llegaron con la marea a Cabo Leeuwin?

Respuesta: de ninguna manera.

Ganesha, el miembro de mayor tamaño de la Pandilla Noé, ha hecho de las suyas arrasando en una sola noche con todas las reservas de plátanos que habíamos almacenado. Y aunque él ha intentado disimularlo, hay cosas, que aunque quiera, un elefante no puede disimular.

Esta mañana se estaba dando un baño y cuando le he preguntado:

—Ganesha, ¿no habrás visto por casualidad una montaña de plátanos en la entrada de la cueva?

El se ha limitado a poner cara de: ¿Yo?…¿Plátanos?….No he visto ninguno….

No he necesitado más que mirarle a los ojos….los ojos de un elefante mentiroso hablan por si solos.

Anne

Día 401: Yo también quiero

diario-katherine-mansfield-naufrago-leeuwin

Quiero la tierra y sus maravillas: el mar, el sol.

Quiero penetrar en él, ser parte de él, vivir en él, aprender de él, perder todo lo que es superficial y adquirido en mí, volverme un ser humano consciente y sincero. Al comprenderme a mí misma quiero comprender a los demás.

Quiero realizar todo lo que soy capaz de hacer… trabajar con mis manos, mi corazón y mi cerebro. Quisiera tener un jardín, una casita, hierba, animales, libros, cuadros, música. Y sacar de todo esto lo que quiero escribir; expresar todas estas cosas…

Quiero vivir la vida cálida, anhelante, viva, tener raíces en la vida, aprender, desear, saber, sentir, pensar, actuar, eso es lo que quiero, a donde debo tratar de llegar”.

Katherine Mansfield. Escrito en su diario pocos días antes de morir a los 34 años.

Día 400: Llueve y no me importa

tormenta-playa-diario-naufrago-cabo-leeuwin

Con una magnífica sobredosis de caloas, repleta de triptófano,con el potasio y el magnesio por las nubes, hoy mi cuerpo se ha levantado como si todo mereciese la pena.

Hoy no me duele nada ni tampoco tengo razones para quejarme. No hay sol, las nubes de color gris acero se han extendido por un cielo de tormenta, que convierte el mar en un espectáculo salvaje de color verde turquesa.

Pronto caerá la lluvia y yo no haré nada por evitarla. Me quedaré sentada en las rocas y aprovecharé la temperatura impropia de esta época para desembarazarme de mi vestido vela de mesana.

Quizás decida nadar entre las olas que esperan el agua de nube como elixir de agua de nube. Y tal vez no haga nada de eso y me dedique a sentir el pelo mojado y el viento pegajoso, y la variedad de ruidos que emiten los miembros de la pandilla Noé que todavía duermen sobre la arena después del festín amarillento.

Anne

Día 399: Marea de plátanos

platanos-en-playa-diario-naufrago-leeuwin_edited

Si. Afortunadamente me gustan los plátanos, y aunque no me gustaran, hoy sería el punto de inflexión en mis gustos frutícolas.

Esta mañana Playa Sillón ofrecía una escena increíble. Miles de plátanos habían llegado con la marea. Plátanos verdes. Plátanos en muy buenas condiciones que seguramente se han salvado de un contenedor marítimo caído al mar durante una tormenta.

Hemos ( yo y la Pandilla Noé) pasado todo el día en una recolecta bananera y mi cabeza no ha dejado de pensar en la forma de conservarlos el mayor tiempo posible.

Ahora mi estómago está lleno y mi paraíso es de color verde y pronto será de color amarillo. Hoy he sonreído casi todo el rato

Anne

 

Día 398: Super luna en Cabo Leeuwin

Luna grande diario naufrago Leeuwin

 

La ventaja de vivir en la oscuridad absoluta (cuando es de noche), es que los objetos que emiten luz se convierten en el centro de toda tu atención.

Hoy la LUNA es el foco de todas mis miradas. Es una luna distinta. Es más grande y también más luminosa. Una luna rara. Si. Exacto. Muy rara.

Hoy los miembros de la Pandilla Noé están alborotados. Corren, saltan, emiten grititos y aunque solo algunos miran directamente a la luna rara, creo que notan algo especial que yo no soy capaz de sentir.

Tarsio (el mono Tarsero de Cabo Leeuwin) está desconocido. Parece hipnotizado por un péndulo invisible y hasta se ha bajado de su árbol fetiche, para sentarse sobre una piedra a la que no llegan las olas.

Creo que pasaremos la noche aquí. Si, eso es. Aquí mirando la luna.

Anne

Día 397: Cometas volando

cometa-volando-diario-naufrago-leeuwin

Me gusta el viento, me gusta tanto como las croquetas que imagino y nunca llego a comer. Soy así. Podría evitarlo pero entonces no sería yo y sería otra, y con esa otra seguro que me aburriría un montón.

Así que hoy mi pulpo cometa se ha hecho la reina del cielo en Cabo Leeuwin.

Nunca creceré lo suficiente para dejar de hacerlo. Es como volar sin alas, convertirse en un Icaro textil sin miedo al calor. Es también la manera más fácil de tocar el viento, de sentirlo en los dedos, en las manos, en los brazos.

♥♥

¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?

(Helen Keller)