252: Shackleton o el arte de soñar con el frío desde Cabo Leeuwin

anuncio shackleton

 

No me preguntes cómo ha llegado un trozo de periódico hasta Cabo Leeuwin.

Sólo se que la marea ha dejado una botella varada en Playa Piedras, que he tenido que golpearla contra una roca y que dentro no había ninguna nota, tan solo un periódico amarillento.

De repente un anuncio remarcado. Un golpe en el corazón, un mareo, nauseas y la certeza de que los días envueltos en un sol asfixiante están a punto de terminar. Adiós al calor y a la humedad y al sudor pegado a la piel como un pulpo cabreado.

 

«Men ( and Women ) wanted for hazardous journey. Low wages, bitter cold, long hours of complete darkness. Safe return doubtful. Honour and recognition in event of success.»

 

«Se buscan hombres (y mujeres) para peligroso viaje. Salario reducido. Frío penetrante. Largos meses de completa oscuridad. Constante peligro. Dudoso regreso sano y salvo. Honor y reconocimiento en caso de éxito.»

Un tal Ernest Shackleton busca voluntarios, busca amantes del frío.

¿Por dónde se va a Londres?

Tengo la dirección apuntada en la mano: 4 Burlington Street

Anne