Día 176: Zen Leeuwin time

image

La diferencia entre el antes y el ahora son seis piedras colocadas una sobre la otra creando un equilibrio inestable.
Y debo reconocer que la idea era únicamente modificar mi horizonte, pasar de una línea eternamente horizontal a una construcción vertical. También debo reconocer que puede parecer una locura,  una enorme estupidez, pero cuando te acostumbras a a qué más allá de ti sólo hay una línea que separa el cielo y el mar, cualquier elemento que rompa dicha horizontalidad siempre es bienvenido.

Desde mi Cabo Leeuwin,
Anne

Día 166: Fabricando huellas made in Leeuwin

Imagen

Podría parecer una tontería y seguramente no solo lo parece, sino que además lo es.

Fabricar huellas falsas en una isla en la que solo vives tu no tiene sentido, digamos que no tiene mayor sentido que el de pasar el tiempo buscando retos más allá de la búsqueda diaria de comida.

Después de muchos intentos, después de usar la arena de Playa Viento como si de un descomunal cuaderno de dibujo se tratara, al final he conseguido invisibilizar mis pisadas y crear las de un animal misterioso que todavía se muestra opaco.

Anne dando vueltas

Día 154: Arte efímero con arena y piedras

Imagen

En una isla falta casi de todo.

En un lugar como Cabo Leeuwin falta siempre comida y sobran arena y piedras. 

No se me ocurre un destino mejor para ellas. Arte efímero. La mejor distracción para un estómago vacío.

Anne

 

Día 137: El paraíso cabe dentro de un huevo de tortuga

Image

 

A veces busco el paraíso donde no es posible encontrarlo,  paso horas mirando al horizonte buscando barcos que me traigan la libertad, pero es inútil, el paraíso de mi libertad está en mi Cabo Leeuwin.

Aquí tengo mi cabaña, mi hambre, tengo un mar desconocido del que a fuerza de notarlo sobre mi piel se ha hecho mío. Tengo peces, pájaros, tengo bayas silvestres, y cuando la marea lo estima oportuno, tengo mis playas llenas de tesoros.

Hoy mi hambre y yo hemos descubierto un nido en la arena, hoy el paraíso es tridimensional y cabe dentro de un huevo de tortuga.

Anne.

 

Día 133: Escultura “coquillage” made in Leeuwin

Image

Para ser un artista no hace falta casi nada, o mejor dicho, todo lo contrario.  

Hace falta tiempo, hace falta talento y en mi caso, tengo tiempo, algo de talento, tengo una isla desierta, tengo arena, conchas, agua, tengo piedras, trozos de madera, nidos abandonados, tengo hambre, mucha hambre.

Hoy mi obra se llama “coquillage Leeuwin”.

Me voy a robar huevos….

Anne

 

Día 118: Adoro el viento

20110714-005825.jpg

El viento es mi elemento, es en él donde me siento más yo y menos otra.

Hoy mi cabo Leeuwin es una olla de viento, una caja de Pandora imaginaria.

Es … como siempre, un paraíso.

Día 100: El mar dibuja un corazón para mi

Corazón en playa sur de Cabo Leeuwin

 Hoy no necesito un calendario, hoy sin la ayuda del sol ni de los astros he podido adivinar la fecha en la que me encuentro.

Y que nadie me pregunte,  porque no sabría como explicar que el mar que rodea mi cautiverio y la arena que sirve de soporte a mis pies en esta isla, han decidido obsequiarme hoy con un símbolo que no deja lugar a dudas.

Mi corazón Leeuwin.

Anne

Día 97: Y ahora me pongo a dibujar

Hoy me he sentido artista. Al despertar ya tenia ganas de hacer algo creativo e inútil.

Nada de buscar comida, ni mejorar mi cabaña. Cero.

De haber tenido papel lo hubiera usado para pintar con un trozo de carbon. Pero no tenia.

Así que con un palo de madera he dibujado dos triángulos enormes sobre la arena.

Arte descomunal y efímero.

Anne

Día 79: Un mini jardin Zen Leeuwin

Esta es mi versión de jardín Zen Leeuwin

Debe ser el mal tiempo, la llegada del frío…..

Quizás la pérdida de sales minerales por el asunto intestinal, me ha provocado una necesidad de busqueda más espiritual y menos física. Y pensando, pensando en mi sillón de madera he decidido hacer un primer intento de jardín Zen.

He buscado arena de tierra adentro que posee un color más oscuro que la de las playas. He arrastrado tres piedras hasta la puerta de la cabaña ( en realidad he traido muchas más, pero el resto han sido dejadas de lado por la falta de armonía que ofrecian).

Me encanta la paz que me aporta. Me siento orgullosa de mi obra.

Anne

Día 73: Castillo de arena made in Cabo Leeuwin

Mi castillo de arena en Cabo Leeuwin

 

En mi paraíso hay dos elementos que nunca se terminan, el agua salada y la arena.

¿Y por qué no ? Me he dicho esta mañana. En Cabo Leeuwin tengo casi de todo, menos de una gran mayoría de cosas que poco a poco veo que tampoco necesito.

Tengo mucho, me falta más, pero hoy he querido construir mi propio castillo de arena.

Y ahí está, en la palma de mi mano. Un arte efímero que ha durado lo que duran los sueños en brazos de Morfeo. Mi sueño sueño se ha hecho realidad realidad.

Ummm j’adore.

Anne