Día 350: Visitas no deseadas

image

Es una fragata portuguesa. Parece una medusa pero no lo es. Es peligrosa y no me gusta.

No me sirve para nada y su presencia es una preocupación,  ya que si algún miembro de la Pandilla Noé la toca ….

¿Dónde está mi pala?

Día 349: Au revoir verano

Nieve Leeuwin

***

El verano se ha ido

nadie sabe cómo ha sido.

***

GRACIAS.Eskerrik.Thanks.Grazzie.Merci.Danke.Obrigado.Gratias.Evgaristó.Tesekkür ederim.Spaisíva.Arigato.Shokrán.Dziekuje.

Día 348: Verano&Insomnio

image

Calor. CALOR.
Noches en las que el calor continúa como si no tuviera ninguna prisa por irse.

En estas condiciones conseguir dormir es una tarea más que imposible. Da da igual que intentes dormir dentro del mar o encerrada en la cabaña a cal y canto. Cualquier intento resulta imposible.

¿Falta mucho para Septiembre?
¿y ahora?
¿y… ahora?

😦

Día 347: Deseos hechos realidad

Hielo Leeuwin

Podría decir que yo no tengo nada que ver con este fenómeno natural sucedido en Cabo Leeuwin. Que yo no he sido. Que estaba durmiendo. Pero…

Ha llegado de lleno el verano y con él mis deseos enormes de que se vaya rapidito por donde ha venido. No me gusta ni lo más mínimo. El calor y la humedad son un precio muy alto a pagar por unas cuantas horas más de luz.

Confieso que el buen tiempo favorece la supervivencia. Más luz, más horas disponibles para encontrar comida, más horas ocupadas, menos frío, menos miedo, menos oscuridad. También menos hambre, menos aburrimiento y más mosquitos.

Anoche recé en voz alta y hoy el milagro se ha hecho realidad. Frío en mi paraíso. Hielo en la orilla. Sonrisa en mi cara. Voilà.

🙂

Día 346: Rutas olvidadas

image

A veces los cielos se llenan de pájaros que siguen extrañas rutas, caminos que la mayor parte de sus congéneres han olvidado.

Durante muchos años los cielos de Cabo Leeuwin han estado huérfanos de estas formaciones, pero de repente hoy, sus gritos me han obligado a mirar al cielo y descubrir una preciosa «V»

Buen viaje.

Día 337: Criaturas marinas mutantes

Especies desnocidas flotan en Cabo Leeuwin

Hay sucesos que se repiten cada año como si se tratara de un eco-365, como una merienda de cebolla o un déjà vu sempiterno.

Una extraña plaga de habitantes marinos ha llegado a las aguas de Cabo Leeuwin, una legión acuática de especímenes propios de las aguas infestadas de humanos.

Se trata de seres plásticos que se mueven en el mar como si éste fuera su elemento, como si el agua salada estuviera hecha de viento. Son transparentes, son translúcidos, a veces son blancos y se mueven como medusas planas.

Mi mar ya no parece el mismo cuando recibe estas mareas de allende los mares, y yo prefiero no pescar ni siquiera meterme en sus aguas hasta que todo pase y todo vuelva a la normalidad.

Anne

Día 336: Mirar el cielo y nada más

Koh Chang Island, Thailand

A veces me gusta pasar el día en blanco, o lo que es lo mismo, pasar el día sin hacer nada de nada. Y cuando digo nada es nada, ni comer, ni moverme, ni buscar comida.

Estos días de asueto suelen llegar después de llenar mi estómago de una forma desmedida, como una resaca monumental, en la que todo mi organismo necesita de reposo absoluto para hacer una digestión correcta.

Después del atracón de ostras, y de la ingesta desmedida de cangrejos pocos días después, está claro que mis días en blanco van a repetirse como el eco.

Hoy en blanco, mañana en blanco,….

El placer de poder elegir el color de tus días no tiene precio.

Anne (white)

Día 334: Huîtres mon amour

image

El cultivo de ostras parece estar hecho para mi y para Cabo Leeuwin.

No es sólo mi salvación temporal para engañar el hambre,  sino un suplemento enorme de hierro que me viene como anillo al dedo.

Merci.

Día 330: Tesoros en papel (Las hermanas Bunner)

Libros encontrados Cabo Leeuwin

Entre los tesoros en papel que encontré bajo las tablas de la primera cabaña, hay uno que voy a leer después de ganarle la batalla a una legión de hongos bibliófagos.

Lo leeré al sol, solo al sol. Lo leeré siempre fuera de la cueva. Lo leeré despacito para que el placer dure más tiempo.

Las hermanas Bunner (Edith Wharton) están en su mercería y no quiero perderme ni un detalle de su vida.

Ahora toca esperar a que la lluvia me de un respiro para volar.

Anne

Día 320: Mi árbol medicina

Dolor cabeza Leeuwin

Hoy tengo un dolor de cabeza tan grande como el mayor de los dolores de cabeza que se pueden tener en un día como éste. Un dolor mayúsculo. Monumental.

Quizás en otro lugar (tan alejado de la mano de Dios) esto podría ser un problema, pero en Cabo Leeuwin la naturaleza ha puesto a mi disposición un árbol, mi árbol medicina. Un regalo de la evolución, un tesoro verde tan poderoso como las sustancias que lo habitan. Se llama Yahualicaspi y mide casi cuatro metros.

Supe de su existencia gracias al libro que encontré cuidadosamente enterrado en la cabaña de verano. Allí se indicaba su posición en la isla y como debía ser utilizado para calmar todo tipo de dolores. Yo lo uso para el dolor de cabeza (del que más sufro…por hambre), también cuando me duelen los dientes en su lucha contra el escorbuto, o cuando he pasado frío y la garganta me recuerda que está ahí cuando tengo que tragar ( más saliva que comida, claro).

La Pandilla Noé sabe que es un lugar sagrado y que ellos nunca deben masticar sus hojas. Tan solo cuando algo les duele suelen empujarme hasta el árbol, y yo me encargo de hacer el brebaje siguiendo las instrucciones del antiguo habitante de la isla.

Mi Yahualicaspi-Leeuwin es un regalo de los Dioses. Sé que quizás no debería estar aquí, (no le corresponde por su ubicación espacial), pero como dice Van Rap, a veces esta isla parece no estar unida a tierra…

Anne