Día 320: Mi árbol medicina

Dolor cabeza Leeuwin

Hoy tengo un dolor de cabeza tan grande como el mayor de los dolores de cabeza que se pueden tener en un día como éste. Un dolor mayúsculo. Monumental.

Quizás en otro lugar (tan alejado de la mano de Dios) esto podría ser un problema, pero en Cabo Leeuwin la naturaleza ha puesto a mi disposición un árbol, mi árbol medicina. Un regalo de la evolución, un tesoro verde tan poderoso como las sustancias que lo habitan. Se llama Yahualicaspi y mide casi cuatro metros.

Supe de su existencia gracias al libro que encontré cuidadosamente enterrado en la cabaña de verano. Allí se indicaba su posición en la isla y como debía ser utilizado para calmar todo tipo de dolores. Yo lo uso para el dolor de cabeza (del que más sufro…por hambre), también cuando me duelen los dientes en su lucha contra el escorbuto, o cuando he pasado frío y la garganta me recuerda que está ahí cuando tengo que tragar ( más saliva que comida, claro).

La Pandilla Noé sabe que es un lugar sagrado y que ellos nunca deben masticar sus hojas. Tan solo cuando algo les duele suelen empujarme hasta el árbol, y yo me encargo de hacer el brebaje siguiendo las instrucciones del antiguo habitante de la isla.

Mi Yahualicaspi-Leeuwin es un regalo de los Dioses. Sé que quizás no debería estar aquí, (no le corresponde por su ubicación espacial), pero como dice Van Rap, a veces esta isla parece no estar unida a tierra…

Anne

Día 130: Me estalla la cabeza

aaatatde

Hoy me he despertado con un dolor de cabeza tan fuerte que me ha hecho olvidar mi hambre perpétuo.
Desayuno: cero
Paseo: hasta playa sillón
Comida: un trozo de coco ( lo aborrezco…) y de postre he masticado una hoja de boldo.
Resultado: he eruptado varias veces.
Estado actual: dolor de cabeza = cero

Anne

Día 76: Para variar….hoy toca pescado

Mi cena casi diaria en Cabo Leeuwin

Una vez superada esta semana crítica a nivel de salud intestinal, empiezo a ver la luz.

Todo sigue en el sitio que estaba antes de quedarme como tronco tras una riada, nada ha modificado sus formas ni su posición. Si dejé algo aquí mismo, aquí mismo lo puedo encontrar. Es la ventaja de ser ocupante único de mi paraíso.

Hoy he cenado pescado, que en mi estómago hiper vacío ha caído como dentro de la fosa de las Marianas. Por el momento sigue ahí y yo no he salido corriendo en ninguna dirección.

El dolor ha desaparecido y empiezo a caminar más derecha. Me siento más mujer y menos mono.

Desde Cabo Leeuwin.

Anne

Dia 75: Intestino exprimido

 

Con el desastre de alimentación que me mantiene viva, puede haber mil razones por las que mi intestino ha decidido exprimirse como una naranja.

El domingo por la tarde fue terrible a nivel de evacuaciones liquidas. Fatal.

Hoy martes el espectáculo se ha vuelto a repetir y al final estoy llenando la playa de letrinas improvisadas y efímeras.

Gracias a Dios que estoy sola en la isla, al menos tengo momentos de tranquilidad cuando me hacen falta.

Anne