Día 412: Y por fin puedo pescar

pesca-asegurada

Hace días que el hambre me apretaba las entrañas, y eso hacía que me mantuviera alejada de cualquier actividad que no me reportara alimento. Cuando estás hambriento el mundo se hace muy pequeño y todo tu cuerpo se convierte en una maquinaria perfecta llamada supervivencia.

Hoy por fin he conseguido pescar, he comido sin hacerle ascos al pescado y ahora mis neuronas parecen funcionar de una forma menos animal.

Ya soy más yo. Ya puedo pensar en otras cosas menos alimenticias.

Anne

Anuncios

Día 381: Pescar y comer

image

Hay un proverbio chino que dice:

Dame un pez y cenaré esta noche, enséñame a pescar y cenaré siempre.

Así que no me queda otra que dedicarme en cuerpo y alma a intentar pescar. ¡Qué digo!. Nada de intentarlo, tengo que pescar.

Mi colección de cebos (un regalo de marea) está lista para salir al ruedo. He rezado para tener suerte. He visualizado el momento de ver el sedal en tensión y un gran pez en el anzuelo. Estoy preparada. Tengo hambre.

Ahora mi juego se llama
pa-cien-cia.

Anne

Día 277: Dormir es difícil

Nuit Leeuwin

Dormir en la cabaña cuando el mar está tan agitado como mi estómago después de comer bayas de color azul….
ES COMPLICADO.

Dormir en la selva que se encuentra en el interior de la isla, rodeada por siete tipos distintos de ronquidos animales…
ES TODAVÍA MÁS COMPLICADO.

Voy a contar croquetas:

1 croqueta
2 croquetas
3….

Nota mental: me ha entrado hambre y así es absolutamente imposible dormir. ..

Día 264: Mis cerdos… amigos no comestibles

Leeuwin pigs

He superado la prueba, he convivido con ellos desde que aparecieron en Playa Piedras y a estas alturas mis tres cerditos han cruzado la barrera de la amistad.

Ya son mis amigos y los amigos no-se-comen.

Se han convertido en los Esther Willians de Cabo Leeuwin, los nadadores estrella de la Pandilla Leeuwin, la triada más alegre y sonriente que ha hecho de la natación su modo de vida.

Tienen sus costumbres y las respetan como si alguien les estuviera vigilando:

  1. Nunca nadan solos. O salen los tres a nadar o no sale ninguno.
  2. Blanquito siempre nada en medio.
  3. Cuando nadan comen peces ( en tierra nunca lo hacen, solo comen hormigas)
  4. Cuando vuelven de sus excursiones acuáticas se acuestan formando un triángulo con sus lomos y duermen.
  5. ….

(Nota del autor: las costumbres nº 5 y 6 se me han olvidado….debe ser el hambre)

¿Hambre? ¿He dicho hambre?

¿Unas costillitas de …amigo?

Noooooo.

Me voy a dormir ( sin cenar claro… yo-creo-en-la-AMISTADDDD )

Anne

Día 241: Bacalao Leeuwin o el placer hecho pescado

Cod Leeuwin

Lo se. Yo pienso lo mismo.

¿Qué hace un bacalao en estas latitudes?

Pero si te digo la verdad no quiero saberlo, me da igual. No me interesa ver que Cabo Leeuwin es capaz de moverse por la superficie marina como si de un iceberg isleño se tratara. Quizás porque siempre lo he sabido y lo he intentado ocultar. Quizás porque los paraísos errantes todavía resultan más increíbles a ojos de los incrédulos, porque son paraísos tren de los de “ahora me subo” y “ahora me bajo”.

Resumiendo:

Me encanta el bacalao y este ha picado el anzuelo. Ya tengo cena. Ya estoy salvada. Ahora me falta una receta.

Se aceptan propuestas.

Anne

Día 236: Festín de solsticio en Cabo Leeuwin

cena leeuwin

Y hoy de repente he sabido que es el momento de mirar al cielo, de convertir la astronomía en una excusa para celebrar la llegada del solsticio.

Para unos el solsticio de invierno.

Para otros el solsticio de verano.

Y para todos una celebración en Cabo Leeuwin.

Vayan buscando un hueco en sus agendas, vayan comprando vuelos, alquilando barcos, fabricando pateras. Vayan llenado los depósitos de sus coches, hinchando las ruedas de sus bicicletas o engrasando las articulaciones de sus piernas. Vengan nadando, vengan solos o con sus mascotas. Traigan libros, velas, traigan platos, tenedores. Vengan con vino blanco, champagne (Veuve Clicquot), con calimocho,cerveza o jote. Traigan comida en abundancia, comida para cientos o para unos pocos, traigan pan y huevos, ternasco, jamón, traigan croquetas de cocido, traigan lo que roben por las cocinas o lo que cocinen ustedes mismos.

Pero vengan, por Dios, que este solsiticio hay que celebrarlo.

Les espero.

(Vayan confirmando su presencia, medio de transporte y viandas)

Anne

Día 230: Mejillones Leeuwin y la reina Zenobia

Mejillones Leeuwin

Tras varios días en los que el hambre y yo hemos formado una pareja de hecho muy mal avenida, una extraña marea baja ha dejado al descubierto un paraíso comestible.

Si. Esto no es una visión. Esto es una realidad como un templo, como el templo de Bel en Palmira. Y yo, Anne, me siento como si fuera la reina Zenobia a punto de llorar ante la perspectiva de un festín monotemático a base de mejillones.

Gracias Luna por el espectáculo.

Gracias por llenar mi estómago con un manjar vestido de color naranja.

Anne