Día 149: Mi reloj marca mis horas

Imagen

 

Tengo un nuevo reloj. Mejor dicho, tengo un reloj que no es nuevo.

Mi reloj es de bolsillo, era de bolsillo, sigue siendo de bolsillo pero como dichos habitáculos han desaparecido de todas mis prendas, jamás lo guardo en uno de ellos. Por eso mi reloj es de árbol, de roca, de arena, a veces es de cabaña, de hierbas junto al manantial. Lo único que evito es que mi reloj sea de agua.

Desde que tengo reloj me levanto tarde, me salto las horas de la comida o del hambre, me nacen las tortugas antes de comerme los huevos. Desde que tengo reloj me pasa de todo y todo lo que no me sucedía viviendo según los tiempos de la naturaleza de mi Cabo Leeuwin.

Da igual. Tengo un reloj.

Anne