Día 166: Fabricando huellas made in Leeuwin

Imagen

Podría parecer una tontería y seguramente no solo lo parece, sino que además lo es.

Fabricar huellas falsas en una isla en la que solo vives tu no tiene sentido, digamos que no tiene mayor sentido que el de pasar el tiempo buscando retos más allá de la búsqueda diaria de comida.

Después de muchos intentos, después de usar la arena de Playa Viento como si de un descomunal cuaderno de dibujo se tratara, al final he conseguido invisibilizar mis pisadas y crear las de un animal misterioso que todavía se muestra opaco.

Anne dando vueltas

Día 36: Fabricando huellas en la arena

A veces fabrico huellas falsas en la arena

En estos días de verano precipitado cuando la naturaleza me ofrece todos sus manjares sin pedirlo, el tiempo libre se multiplica por tres y busco nuevas formas para llenarlo.

Lo lleno pensando en los libros que me gustaría leer y que nadie ha escrito, también lo lleno imitando a la cigarra haciendo acopio de alimentos para cuando llegue el frío, pero sobre todo lo lleno haciendo extravagancias.

No es cuestión de contarlas todas de golpe ya que alguien podría pensar que el calor y el aislamiento han hecho mella en mi cerebro. Así que hablaré sólo de una.

Confieso aquí en el silencio de este cuaderno mudo, que me dedico a fabricar huellas falsas en la arena de la playa sur. Equipada con mis botas que guardo como un tesoro, marco huellas de diversos tamaños y con distintas direcciones. Imagino paseos de varias personas, personas con animales, animales solos. Luego me siento y las observo, intento adivinar de que hablaran, si reirán, si harán planes para el día y soñarán con volver a esta isla en la que nunca han estado…

Porque su isla…..es…..mi….isla.

Anne