Día 240: La libertad de la distancia

playa leeuwin

Ahora que el verano ha dado de lleno con este planeta llamado Tierra, se que la única y exclusiva razón por la que mi paraíso está libre de las avalanchas humanas, es por la distancia que lo separa del resto del mundo habitado.

Se que estas playas vírgenes se verían mancilladas por no-naúfragos, muertos y penados por teñirse de negro bajo un sol potencialmente melanómico.

Se que la pandilla Noé tendría que subirse a los árboles o desaparecer en el interior de la isla para no ser vista, para evitar que la marabunta confundiera a sus miembros con seres mágicos y se los arrebatara a Cabo Leeuwin.

Gracias que los mapas se borraron y las brújulas son incapaces de indicar el camino hacia este lugar.

Anne ( a salvo )