Día 78: Mi sillón de madera en playa norte

Dentro de mi paraíso tengo una serie de lugares dedicados a la observación del mar. Son espacios en los que la naturaleza y los elementos me han ayudado a crear líneas que se adaptan a las formas de mi cuerpo.

Este es mi sillón de madera colocado ( gracias a una fuerte marea) en playa norte. No es un Diamond ni un Wassily pero su valor es inmensamente mayor.

Lo llamo Fauteuil Leeuwin y sentada sobre él he pasado largas horas con la mirada perdida en un horizonte tan plano como mi vientre.

Pronto cumpliré un año en este lugar….mi suerte no tiene límites. Mi único límite es mi piel.

Anne

Dia 52: Hoy toca meditar

Hoy no voy a escribir mucho. Estoy cansada y tengo que irme a dormir.

Mañana quiero relax, solo mirar el mar que me rodea y dejar pasar las horas.

Echo de menos un libro .

Anne

Día 47: Calor asfixiante

Hace tanto calor que pensar en hierba verde y húmeda, me refresca tanto como un baño en agua helada.

El sol de hoy que envuelve mi isla perdida no es un sol cualquiera. Es el mismo de ayer pero parece que quema un millón de veces más. Me muero de calor. La brisa es fuego, me quema la garganta y respiro como si tuviera los pulmones cansados.

De no estar mi isla en medio de un océano, pensaría que habita en medio de un desierto arrasado por el fuego.

Hierba verde. Primavera. Otoño. Necesito que cambie el tiempo.

Mi isla paraíso parece un infierno mortal y paradisíaco.