Día 320: Mi árbol medicina

Dolor cabeza Leeuwin

Hoy tengo un dolor de cabeza tan grande como el mayor de los dolores de cabeza que se pueden tener en un día como éste. Un dolor mayúsculo. Monumental.

Quizás en otro lugar (tan alejado de la mano de Dios) esto podría ser un problema, pero en Cabo Leeuwin la naturaleza ha puesto a mi disposición un árbol, mi árbol medicina. Un regalo de la evolución, un tesoro verde tan poderoso como las sustancias que lo habitan. Se llama Yahualicaspi y mide casi cuatro metros.

Supe de su existencia gracias al libro que encontré cuidadosamente enterrado en la cabaña de verano. Allí se indicaba su posición en la isla y como debía ser utilizado para calmar todo tipo de dolores. Yo lo uso para el dolor de cabeza (del que más sufro…por hambre), también cuando me duelen los dientes en su lucha contra el escorbuto, o cuando he pasado frío y la garganta me recuerda que está ahí cuando tengo que tragar ( más saliva que comida, claro).

La Pandilla Noé sabe que es un lugar sagrado y que ellos nunca deben masticar sus hojas. Tan solo cuando algo les duele suelen empujarme hasta el árbol, y yo me encargo de hacer el brebaje siguiendo las instrucciones del antiguo habitante de la isla.

Mi Yahualicaspi-Leeuwin es un regalo de los Dioses. Sé que quizás no debería estar aquí, (no le corresponde por su ubicación espacial), pero como dice Van Rap, a veces esta isla parece no estar unida a tierra…

Anne

Día 319: Sonrisas de marea

Patos perdidos en Cabo Leeuwin

 A veces los regalos de marea no me salvan la vida, pero al menos me hacen sonreír.

Por ahora no se que hacer con semejante presente no comestible. No sé si dejar a los patos en la playa o llevármelos hacia un destino menos acuático. Quizás en la cueva de las piedras calientes serían un elemento decorativo; el contraste perfecto entre los ciervos y bisontes que estoy pintando en las paredes con mi mano paleolítica.

Anne

Día 318: De cuevas y tesoros

Cueva sin abrir Leeuwin

Cualquiera que viera esta fotografía podría pensar que un derrumbe inesperado ha hecho de mi cueva de invierno una tumba, pero la realidad es otra y desde luego más favorable a mi persona.

Yo sigo viva. Mi cueva sigue en pie.

Este lugar es otro. Un descubrimiento reciente que ha despertado mi vena espeleóloga, dejando de lado mis otras venas claustrofóbicas.

La extraña bajada de la marea en Playa Sillón dejó este agujero al descubierto, y es que las últimas lunas están cambiando el funcionamiento de Cabo Leeuwin. Alguno de los factores de la ecuación se ha modificado y esto ha generado una serie de pequeños cambios en cadena.

He pasado tres horas para conseguir abrir una vía. Me he llenado los brazos de arañazos y los pulmones de polvo. He bebido agua de la botella que llegó dentro del Jeep del contenedor, me ha servido para hidratarme y se ha chafado con una roca. Adiós botella.

Adiós día.

Mañana más.

Día 317: Cerdos & felicidad

image

Mintaka y Alnilam.

Dos cerdos felices.
Dos cerdos que han hecho de Cabo Leeuwin su pocilga inmaculada.

Llegaron nadando, como si nada, como si tuvieran aletas, como si respiraran por branquias; los primeros cerdos sirena de la historia.

Por ahora no comen pescado. Ni probarlo. Tampoco los he visto nunca comer ninguna otra cosa, pero ahí están, gorditos, como si el naufragismo y el hambre no fuera con ellos.

A diferencia de otros miembros de la Pandilla Noé, ellos suelen dormir en la cueva. Les gustan las piedras calientes mientras sueñan con charcas llenas de barro. A veces me despierto y sus hocicos están pegados a mi cabeza como dos ventosas silbadoras.

HOY estoy preocupada….hace días que Alnitak, el tercero,el blanquito, no aparece y yo juro y perjuro que no está siendo atacado por mis jugos gástricos ( los amigos no se comen !!).

¿Alguien lo ha visto?

 

Día 316: Si pesco…como pescado.

image

No suelo pescar. Suelo intentarlo a diario pero la suerte no suele estar de mi parte.

Hoy quería pescar. Quería intentarlo con ganas, intentarlo de verdad. Quería triunfar, quería ganar y sobre todo quería COMER.

¿Y qué ha pasado?

Pues que lo he conseguido.

Voy a vigilar el fuego !!!

Anne

Día 315: Así empezó todo

Así empezó todo_Cabo Leeuwin

ASÍ
EMPEZÓ
TODO.

A veces sueño dormida y veo el barco que vuelve a buscarme. A veces me despierto con esta visión en la cabeza, y empiezo a correr hacia el interior de la isla, huyendo así de un posible rescate.

Día 314: Visitante de las estrellas

image

Llega un momento en el que pase lo que pase, por muy extraño que parezca, por muy irreal que sea, nada, pero absolutamente nada, consigue inmutarme ni lo más mínimo.

Así que cuando está mañana he salido de la cueva , después de haber dormido con los ángeles como los ángeles, y descalza he caminado hasta la playa para darme un baño de pies….sorpresa !!!

Juro y perjuro que esta criatura no pertenece a la Pandilla Noé.  Es más,  creo no está catalogada como especie del Planeta Tierra.

Resumen:

1) estoy dentro de mi sueño.
O
2) la cena a base de esas bolitas rojas me provoca alucinaciones.
O
3) el bicho metálico viene de más allá de las estrellas.

Dudas:
¿está vivo? ¿puede hablar? ¿por qué ha elegido Cabo Leeuwin para estrellarse ?

Ummm ésto promete 😷💉

Voy a por mi caja de herramientas….

Anne Asimov

Día 313: Viento,vent,wind,upepo

Pelo viento Leeuwin

Si tengo que elegir un fenómeno atmosférico que forme parte de mí, que me represente, que me de forma, que me haga sentir viva, ese es el VIENTO.

Y es que cuando el viento sopla desde cualquiera de los puntos cardinales de Cabo Leeuwin, mi paraíso se transforma, cambia el color de la luz, baja la intensidad del sol y el horizonte empieza a difuminarse.

Mientras las palmeras empiezan a agitar sus hojas presas del baile de San Vito, y la arena de todas las playas se revoluciona en pro del ritmo, mi pelo comienza-a-arañar-el-aire.

De repente me transformo en una Medusa sin serpientes,  de mi cabeza salen mechones de pelo disparados, desbocados, tensos. Creo que la isla al completo se convierte en un generador de Van Der Graaf fuera de control  y nada ni nadie escapa a la entropía eléctrica.

Yo me vuelvo loca.

La pandilla Noé se vuelve más loca ( si cabe).

Y el mar, que decir del MAR……..El MAR  LOCO de atarrrrrrr.  

 Anne

Día 312: Renacer con el sol

Sol de invierno en bosque_Cabo Leeuwin

HOY me he despertado con la sospecha cierta de que un cielo+sol me estaba esperando más allá de las paredes de la cueva.

Y no es que la oscuridad que habita mi cabaña de invierno me diera alguna pista, porque allí donde duermo reina la más absoluta falta de luz, sino porque al levantarme y separar mi cuerpo de las piedras calientes que hacen de cama, he notado una brisa que parecía nacer del fuego en lugar del hielo.

He corrido descalza hasta la entrada, primero guiándome por la memoria y después por la luz, y de repente lo he visto…SOL…sol invadiendo el bosque central de Cabo Leeuwin. Un sol extraño, descolocado.

De repente he pensado que el tiempo había pasado, que el invierno había dejado su cetro a la primavera. He creído que yo, presa quizás de un encantamiento, había dormido los 3 meses que me separaban de la primavera.

Anne

Día 311: El arte parietal y yo

Pintura cueva Leeuwin

Por alguna extraña razón que por el momento no acierto a comprender, la vida en la cueva ha despertado en mi un instinto escondido bajo miles de capas de evolución. La creación de arte sin palabras.

He buscado una pared adecuada para esta labor, una zona profunda de la cueva lejos de las piedras calientes y de las zona de humedad. Un espacio oscuro en el que alguna vez debieron habitar los espíritus de Cabo Leeuwin que tenían miedo a la mar.

He preparado pigmentos basándome en la nada más absoluta. Me he dejado llevar por las tierras de colores que pueblan la isla, por los presentimientos en la boca del estómago cuando colocaba mi dedo índice sobre el polvo que despedían.

Creo llevar un pequeño chamán alojado en alguna zona de mi cuerpo, que se encargará de crear arte parietal en Cabo Leeuwin.

Lo llamaré 9 (2+0+1+6). Chamán nº 9.

Anne