Día 391: Niebla en el paraíso

niebla_naufrago_diario_paraiso_Leeuwin

Hay veces en las que al despertarte ya sabes que el día es tan gris, como el gris más grisáce0 del mundo. Lo notas al abrir los ojos, lo percibes en la luz que se cuela por esa mini ventana que te permite ver lo que pasa fuera de la cabaña.

Cabo Leeuwin está abrazando el otoño que por fin se ha instalado en la isla como un huésped fijo. Los días se están enfriando y el cielo ha cerrado a cal y canto el acceso al sol que ha sido un compañero fiel y cargante durante todo el verano.

Antes de que llegue Noviembre tendré que trasladarme a la cueva de piedras calientes, allí es más fácil sobrevivir al invierno. Es un lugar oscuro pero no hace frío. Creo que es bueno alejarse de la orilla del mar cuando las tormentas hacen su entrada en escena. Allí estaré bien y lo sé.

Me voy a buscar madera.

Anne

Anuncios

Día 337: Criaturas marinas mutantes

Especies desnocidas flotan en Cabo Leeuwin

Hay sucesos que se repiten cada año como si se tratara de un eco-365, como una merienda de cebolla o un déjà vu sempiterno.

Una extraña plaga de habitantes marinos ha llegado a las aguas de Cabo Leeuwin, una legión acuática de especímenes propios de las aguas infestadas de humanos.

Se trata de seres plásticos que se mueven en el mar como si éste fuera su elemento, como si el agua salada estuviera hecha de viento. Son transparentes, son translúcidos, a veces son blancos y se mueven como medusas planas.

Mi mar ya no parece el mismo cuando recibe estas mareas de allende los mares, y yo prefiero no pescar ni siquiera meterme en sus aguas hasta que todo pase y todo vuelva a la normalidad.

Anne

Día 276: La familia y uno más

 

Cuando parecía que la población de la isla se había estabilizado ( 1 humano + la Pandilla Noé), la divina Providencia nos ha ofrecido una visión singular de la llegada de un nuevo habitante a Cabo Leeuwin.

De nuevo el origen del visitante ( y del transportista) es Playa Vecinos, un islote situado no lejos de mi paraíso y en el que sospecho que quedó varada un arca de madera muy grande.

Nunca he visto luces, ni humo procedente de hogueras, nunca he escuchado voces humanas, pero estoy empezando a pensar que el sonido del cello que siempre creo oír al amanecer, no proviene de ninguna calabaza flotante, ni de ningún tronco hueco enganchado entre lianas que hacen las veces de cuerdas, sino que sencillamente procede de un verdadero violonchelo.

Farinelli ha desembarcado esta tarde en Playa Sillón. Es un perro mestizo que no le tiene miedo al agua, es alegre, cariñoso y huele tanto a pescado que una vez que se tranquilice le prepararé un baño con saponaria.

Anne

 

Día 177: Huevo en alquiler

image

Esta mañana mientras paseaba mi hambre por playa Sillón, me he encontrado con un huevo abandonado.
Mi estómago sólo ha visto comida,  mi cabeza ha imaginado una tortuga muerta en su interior, y yo he tragado saliva haciendo como que la cosa no iba conmigo.

Día 137: El paraíso cabe dentro de un huevo de tortuga

Image

 

A veces busco el paraíso donde no es posible encontrarlo,  paso horas mirando al horizonte buscando barcos que me traigan la libertad, pero es inútil, el paraíso de mi libertad está en mi Cabo Leeuwin.

Aquí tengo mi cabaña, mi hambre, tengo un mar desconocido del que a fuerza de notarlo sobre mi piel se ha hecho mío. Tengo peces, pájaros, tengo bayas silvestres, y cuando la marea lo estima oportuno, tengo mis playas llenas de tesoros.

Hoy mi hambre y yo hemos descubierto un nido en la arena, hoy el paraíso es tridimensional y cabe dentro de un huevo de tortuga.

Anne.

 

Día 120: Y de repente una piedra..

Creo que uno de los mayores peligros de un habitante solitario en una isla, es que tarde o temprano la locura empieza a acechar como una hiena hambrienta.

Y es que hoy he encontrado esta piedra cerca de la orilla de playa sillón. Estoy convencida de que presenta un agujero de procedencia no natural, estoy segura de que ha sido horadada por manos humanas.

Empieza la psicosis. Hay alguien más en Cabo Leeuwin ?

 

 

 

Día 118: Adoro el viento

20110714-005825.jpg

El viento es mi elemento, es en él donde me siento más yo y menos otra.

Hoy mi cabo Leeuwin es una olla de viento, una caja de Pandora imaginaria.

Es … como siempre, un paraíso.