Dia 61: Mi piedra rosa

No todo es arena.
También tengo una pequeña zona de la isla con enormes piedras. Una esta pintada de rosa.
Es mi piedra de los deseos. Voy allí, me siento y pido imposibles.

Por ahora funciona y sigo en cabo Leeuwin.

Anne

Dia 57: Un adorno para mi pie

Después de una noche abrazada a una botella tesoro de champagne, me he despertado con un adorno en el pie.

Teniendo en cuenta que mi isla esta desierta, y que en 57 días no me he cruzado con ningún alma, estoy empezando a asustarme.

No importa de donde haya salido, me gusta mi tobillera.

Gracias por el regalo.

Anne

Día 41: Playa árbol torcido

Este el es árbol que da nombre a la playa

Ahora que el calor se ha convertido en mi compañero inseparable en el día a día, mis visitas a las playas de ésta, mi isla, son continuas y muy necesarias. 

Entre mis favoritas está la playa de árbol caído, un nombre nada original que nació por razones evidentes. Un árbol retorcido, inclinado y que lucha por tocar el agua con sus ramas me recibe siempre con su pequeña sombra. 

Nunca me pongo al sol, no me gusta ver como la piel se quema, me salen manchas, nacen arrugas y me vuelvo tan oscura que no me reconozco. 

Ahora me voy a dormir. A la sombra, claro. 

Anne

Día 35: Recuperada y con cabaña de verano

Mi nueva cabaña en Playa Sur
Mi nueva cabaña en Playa Sur

Se ha pasado la fiebre, se han evaporado las alucinaciones creadas en mi cerebro fruto del aumento de temperatura. Ya estoy recuperada y con ganas. Bien.

He dejado la cabaña del interior en la que he pasado el invierno y me acabo de instalar en playa sur,  la zona más bonita de la isla que parece sacada de un sueño tan real como la arena que se me pega en los pies.

Aquí he instalado mi hamaca, con la tela de las velas que no pienso utilizar en una posible huída de este lugar. No quiero irme de aquí, así que me he centrado en hacer de mi isla un sitio más cómodo, más habitable. He hecho de ella mi hogar.

El calor empieza a apoderarse de la tierra firme, las palmeras se baten con un viento que cada vez es más cálido y que día a día me seca la piel. He aprendido a sacer aceite del coco que soy incapaz de comer. Tengo la piel hidratada y el pelo cada vez más rubio por efecto del sol.

Me espera el fin de la primavera y la pronta llegada del verano….verano….noches cortas…días largos….calor…el aumento de la pesca…ummm podré comer más pescado y menos algas….

Esto promete.

Anne