Día 295: Recibo una botella con comida ¡¡¡¡

Envío del GdC

Si no lo veo no lo creo.

Si me lo cuentan digo que es mentira.

Esta mañana a bordo de «La Hispanidad»  me he topado con un regalo de marea ANTES de que llegara a la playa. Estabamos a 2 millas de Isla Vecinos cuando he visto algo flotando. Era una botella y no estaba vacía.

No he tenido que abrirla para saber que era un envío de Van Rap desde el GdC. Una crema de espinacas con queso, una crema destinada a paliar mi hambre. Mi maná.

El maná de los israelitas llegaba a un desierto de arena. El mío también llega al desierto, pero de agua.

Gracias 🙂

Día 281: Botellas invencibles

Botella abierta Leeuwin

CUANDO…

…llegan botellas vacías a cualquiera de las playas de Cabo Leeuwin no puedo evitar hacerme dos preguntas:

1ª) ¿Qué había dentro de esta botella?

2ª) ¿Quién me la ha enviado?

Hoy esta botella de plástico ha venido a rendir pleitesía a mi paraíso, pero no lo ha hecho de una pieza, ha llegado desmontada, ultrajada, su contenido se ha perdido y aún así se ha arrastrado por mil  océanos para hacerme soñar con lo que pudo haber sido y no fue….

Gracias por el esfuerzo, y aunque no lo creas …

ha

merecido

la

pena.

Día 257: Lluvia …otro regalo

image

Después del manjar gastronómico con el que la providencia me trasladó al cielo, hoy de nuevo agradezco a los dioses que me mantienen con vida, la llegada de un fenómeno con el que soñaba desde hace días. 

Y es que cuando el eterno verano te satura hasta decir basta,  no hay mayor epifanía que la llegada de la lluvia y el descalabro de las temperaturas.

Llueve y hace frío.  La parra de la cabaña de verano recibe esta bendición líquida mostrando su verde más verde, y yo estoy pensando en ofrecer un sacrificio como agradecimiento a tamaño regalo.

Gracias a los dioses, Dioses, magos, hechiceros, brujos … OS QUIERO !!

Anne

Día 200: El mar y sus globos de celebración

globos leeuwin

Y como si la naturaleza fuera todavía más sabia de lo que es, cómo si el Universo al completo se hubiera confabulado a mi favor y no en mi contra, hoy, en el día de mi 200 aniversario en este paraíso rodeado de mar, el mar me ha traído un regalo que por extraño es todavía mejor bienvenido.

Y es que aunque estoy acostumbrada a todo tipo de regalos de marea, una montaña de globos de colores se me antoja como un detalle especial, un objeto que llega a Cabo Leeuwin en un momento de epifanía.

Gracias a los cielos, a la luna y sus mareas, gracias a los que dejaron volar estos huevos de aire para que llegaran a mi, no ayer ni mañana, sino justamente hoy.

Anne

Dïa 195: Un palet roto… ¿a la hoguera?

palet

Como si de un barco huérfano de velas se tratara, hoy la marea me ha traído un palet, un palet roto.

Ayer por la tarde no estaba, Playa Dulce aparecía limpia y vacía, ni restos de algas ni medusas ni palos de escoba. Imagino que con la noche llegó este pasajero de madera para hacer de mi hoy un hoy especial.

¿Qué puedo hacer con él?  Lo más fácil sería depositarlo en brazos de una hoguera, conseguir calor, luz, protección y una sopa de pescado caliente, pero no voy a hacerlo. Ha recorrido miles de millas para quedarse varado en Cabo Leeuwin y no es justo convertirlo en cenizas.

¿Qué uso le doy a mi nuevo palet ?

Brainstorming:

* Aislante para el suelo de la cabaña

* Panel para dejarme notas a mi misma

* Atalaya para mirar el horizonte desde 10 cm más arriba

* Escultura con madera

* Dejarlo donde está y llamar a ese trozo de Playa Dulce, Playa Palet

* Devolverlo al mar

Creo que al final lo usaré para todo. Primero hacer, luego deshacer. Y al final, si me canso, o tengo más hambre de lo normal, o tengo frío, se lo daré a Hefesto.

(Nota: Si lo devuelvo al mar y se cansa de flotar se irá al fondo. Si se va al fondo se podría atascar con la sonda de barrido lateral del GdC y eso no sería bueno.)

Anne

Día 45: La lluvia tiene color

Lluvia rara en Cabo Leeuwin

El verano es una estación complicada en la cabe todo o a veces no entiendo nada. Es el tiempo de luz, es el calor con medida o totalmente descontrolado. 

Y esta mañana al despertar he pensado en dormir más y hacer así el día más corto. Pero no. NO lo he hecho. Arriba Anne, hoy el mundo espera grandes cosas de ti. Con la sonrisa de los domingos dibujada en la cara con pigmento de cucarachas rojas, me he vestido con un único vestido que antes fue una vela. 

He corrido descalza por la playa para notar la sal en los ojos, para sentir la arena rascando las plantas de mis pies. Y de pronto, la lluvia. 

La he dejado caer sin criticarla, me he sentado a esperar el fin de su ciclo y ….milagro.Hoy la lluvia de mi Cabo Leeuwin no es como otras veces. 

Hoy la lluvia es de colores

Anne 

Gracias a la naturaleza que cada día me da más razones para aceptar mi cautiverio como un gran regalo. 

Anne

Día 42: Un regalo del cielo…una cama barca

He soñado con una cama barca

En ocasiones, el despertar después de una noche calurosa trae consigo alguna que otra sorpresa.

Y como si el cielo hubiera decidido hacerme un regalo, esta noche he soñado con una preciosa cama que a la vez era un barca. Tenía un colchón blandito y una tela tan blanca como el blanco de las conchas que tapizan la alfombra de mi playa.

Al despertar y darme de bruces con la realidad de mi isla, con mi cabaña de verano mucho menos húmeda que la de invierno, con un colchón de hojas secas tan ruidoso como mi burro «Martes», la suavidad del sueño se ha disipado y he pisado el suelo.

Pero ahora mi sueño ya es mio. La cama barca forma parte de mis imágenes y está grabada en mi hipotálamo como los petroglifos que descubrí hace un tiempo. Cierro los ojos y la veo. Abro los ojos y está delante de mi.

El placer de soñar y ser capaz de hacerlo real…

Anne