Día 72: Impermeabilizando la cabaña

Asi queda la cabaña con su nuevo chubasquero

Después de la experiencia húmeda que ha estado a punto de costarme una neumonía, he decidido impermeabilizar la cabaña con todos los plásticos que había ido trayendo la marea.

Eran mis tesoros, eran posibles velas, quizás vestidos o suelas impermeables para mis botas que empiezan a sentirse como coladores.

Pero cuando lo primero es lo primero, dejamos todo de lado y priorizamos la salud. Se acercan las épocas de lluvias, de fríos, de tardes grises y la leña seca no siempre va a estar ahí.

Mi cabaña ha perdido el poco glamour que tenía. Ahora parece todo menos un hogar, pero ¿qué demonios?, la humedad y la sal me sientan fatal en los huesos.

Hogar dulce hogar.

Desde Cabo Leeuwin.

Anne

 

 

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s