Día 169: El efecto del agua sobre mis dedos

Después de tres horas en el agua....
Después de tres horas en el agua….

A veces cuando el hambre nos ciega, cuando por mucho que intentemos pensar en otra cosa solo pensamos en comer, no queda otra salida que lanzarse allí donde nunca osaríamos saltar.

Y en mi caso ese “allí” es mi mar en invierno. Un mar con aguas que no invitan ni siquiera a meter los dedos de los pies, ni mucho menos llegar a las rodillas, ni…., ni….

El premio para tamaña aventura, para semejante desafío a las leyes de la termodinámica ha sido un maravilloso arrugamiento de dedos, amén de un dolor de garganta que tardará semanas en dejar de ser el centro de mi universo.

Peces: 0
Moluscos: 0
Otros: 0

Mi hambre, mis dedos, sus ondulaciones y yo nos vamos a dormir.

Desde Cabo Leeuwin,
Anne

Anuncios

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s