Día 161: Arte mortal y pasajero

Imagen

Aunque a veces diga que no, aunque jure y perjure que la vida en la isla no me deja tiempo para nada más allá de la búsqueda de alimento, al final la verdad pone en evidencia el tamaño de mi mentira.

Y no hay más que darse una vuelta por Cabo Leeuwin para encontrar, por ejemplo, una de mis esculturas estúpidas. Y no porque sea una belleza o un gran adefesio, sino porque el arte efímero que nadie, salvo el autor, puede ver, se transforma inmediatamente en un sin sentido.

De todas formas sigo y seguiré cultivando plantaciones de piedras, al fin y al cabo, el arte es tan mortal como pasajero.

Anne

Anuncios

5 comentarios en “Día 161: Arte mortal y pasajero

  1. Pingback: Día 203: Cerdos Leeuwin nadando…cerdos amigos | CABO LEEUWIN

  2. Permíteme, Anne, que disienta.

    Para mí no hay arte más puro que el que no se ve influenciado por saberse observado.

    Si algún conjuro permite llegar a observar ese arte, la trascendencia para el observador es semejante a la que percibe quien contempla por primera vez, escondido, una civilización inédita.

    La magia de tu isla, de las botellas, de las corrientes que las transportan, hacen queyo y otros como yo tengamos esa inmensa suerte.

    Salud y gracias por compartir tu suerte

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s