Día 311: El arte parietal y yo

Pintura cueva Leeuwin

Por alguna extraña razón que por el momento no acierto a comprender, la vida en la cueva ha despertado en mi un instinto escondido bajo miles de capas de evolución. La creación de arte sin palabras.

He buscado una pared adecuada para esta labor, una zona profunda de la cueva lejos de las piedras calientes y de las zona de humedad. Un espacio oscuro en el que alguna vez debieron habitar los espíritus de Cabo Leeuwin que tenían miedo a la mar.

He preparado pigmentos basándome en la nada más absoluta. Me he dejado llevar por las tierras de colores que pueblan la isla, por los presentimientos en la boca del estómago cuando colocaba mi dedo índice sobre el polvo que despedían.

Creo llevar un pequeño chamán alojado en alguna zona de mi cuerpo, que se encargará de crear arte parietal en Cabo Leeuwin.

Lo llamaré 9 (2+0+1+6). Chamán nº 9.

Anne

 

Anuncios

9 comentarios en “Día 311: El arte parietal y yo

  1. Pingback: Día 391: Niebla en el paraíso – CABO LEEUWIN

  2. Pingback: Día 319: Sonrisas de marea – CABO LEEUWIN

  3. Ahí podría estar la razón de todo…

    Eres una chamán… chamana, mejor. Sea como sea, quizás eres tú el vórtice que atrae la magia que la isla, como todo en el universo, tiene. La atrae, la concentra, la solidifica en todas esas piezas con las que se ha ido creando esta realidad que atisbamos entre botellas.

    No hago, mientras recojo botella tras botella, sino buscar, saber, conocer, hacer esa realidad parte de mí y hacerme yo parte de esa realidad… así, de sorbo en sorbo de esos frascos que flotan en el océano más grande que jamás se haya visto.

    Por eso espero con paciencia poder catar ese “Chamán nº 9”, por más que crea que el espectador más importante, el primero y para el que en realidad está hecho todo acto artístico, es el propio autor… diálogo interior.

    Salud, suerte e inspiración, Anne

    Me gusta

  4. Crear artísticamente ayuda a comprender que todo el Universo tiene un eco en ti: Gnomos, duendes, hadas, espectros, los animales, las flores, los pensamientos, las vivencias, las emociones, los dioses, los monstruos, no tienen fin. Mientras más te relacionas y profundizas con esa idea más cerca estarás de convertirte en un chamán

    Me gusta

Tus comentarios me alimentan....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s